martes, 8 de marzo de 2011

Dolor

Cuando el dolor aqueja mis entrañas y la perspectiva de la vida se curva, los pensamientos como bombas recorren cada una de las acciones, la vida se transforma en latidos silentes de angustia, cuando aferrado a mis sentimientos me enfrento a una nueva etapa, sin miedo decido caminar por la oscura tranquilidad de encontrarme en la nada... La muerte se ha ido y no veo la hora en que me llegue nuevamente la oportunidad de abrazarla fuertemente... Perderla me ha dado a ganar la vida y me acongoja, pues comer, vivir y respirar están de vuelta en mi alegría...

Que dolor estar vivo, y que placer no estar muerto... Si las estrellas se cayeran sobre mi y me incendiaran de alegrías... Fusionaría al fin mi alma con la oscuridad de mis entrañas...
Más la luz que como aurora manifiesta el color boreal de cambiar el paradigma. Sube en la ternura de la risa hecha galanura, entre los trinos y el cantar del día a día resarcido... Verjas retorcidas se quitan del camino...

Veo las azucenas, el olmo y el olivo.

No hay comentarios: